¿Recuerdas?

¿RECUERDAS?
RTS, Febrero 24, 2013

71-Stage - Escenario

¿Recuerdas?

¿Recuerdas quién eres?  ¿De dónde vienes?

¿Recuerdas por qué estás aquí?  ¿Recuerdas El Juego?  ¿El Experimento?

Tal vez no…… todavía.

Eso era parte de las reglas del Juego – reglas que NOSOTROS hicimos cuando NOSOTROS creamos El Juego. Reglas a seguir que NOSOTROS acordamos con la Fuente cuando todos decidimos jugar el Gran Experimento.

El Juego se juega como una obra de teatro: Los jugadores toman su turno, cada uno haciendo su papel en el Escenario del Gran Experimento. La regla número 1 es que ellos no recuerdan… nada. Se les vendan los ojos y no se les permite ver las reglas del Juego o las Instrucciones. Los jugadores son colocados en el escenario, sin guión y sin apuntes de apoyo, para interactuar con los demás e improvisar sobre la marcha. Las únicas pistas que tienen son la partitura musical tocando en el fondo y sus razonamientos recibiendo consejos y bits de información de unos a otros mientras se mueven en su papel.

Cuando todos nosotros decidimos jugar El Juego, había ciertos jugadores que decidieron hacer su parte fuera del escenario. Ellos no olvidaron, ellos no se pusieron las vendas en los ojos. Estos Jugadores se escondieron detrás de la cortina y tenían acceso completo a las Reglas y a las Instrucciones del Juego, y debido a esto, ellos sabían exactamente cómo se desarrollaría el Gran Experimento. Estos Jugadores decidieron establecerse como los Directores.

En el inicio del Experimento, el Acto transcurría un poco sin problemas. Los jugadores interactuaban entre sí, improvisando sobre la marcha, aprendiendo a obtener señales de la música de fondo y de sus interacciones con los demás. Luego, los Directores comenzaron a ejercer ellos mismos, proclamaron su autoridad y empezaron a meterse en El Juego. Comenzaron dando instrucciones desde el banquillo, estableciendo reglas que interferían con los Jugadores -quitándoles su capacidad de interactuar realmente con los demás creando, con gritos y a la fuerza, nuevos caminos causando la separación y división entre los Jugadores, dividiéndolos en equipos para que perdieran su capacidad de trabajar juntos como un sólo grupo.

Para mantener a los grupos organizados, los Directores colocaron Líderes en el medio. Estos fueron sus mediadores y fueron los responsables de dictar al resto del grupo las nuevas normas y reglamentos. Ellos exigieron obediencia absoluta, contuvieron la música que sonaba en el fondo y anularon la capacidad de los Jugadores para interactuar entre ellos y usar sus intuiciones y razonamientos para trabajar juntos.

Los Directores permitieron a estos líderes dictar Reglas a los Jugadores, animándoles a tener a sus grupos juntos, pero atados con cuerdas de miedo y cadenas de desconfianza de cualquiera que estuviera fuera de su grupo. Los Directores aplaudieron ya que pensaron que estas ataduras sostendrían fuertemente a los grupos juntos para siempre, independientemente de si el Experimento terminaba o no. Ellos se regodeaban de su superioridad, pensando que permanecerían en el control para siempre…

… Pero se olvidaron de algo de vital importancia.

A medida que el Gran Experimento comenzó a terminarse, sucedió algo sorprendente. Los Jugadores, en los distintos grupos que estaban separados, empezaron a darse cuenta de que algo no estaba bien. Ellos comenzaron a escuchar la música. Comenzaron a recordar que no sólo estaban allí otros grupos en el escenario, sino que también estaban en el mismo Juego. Mientras recordaban, se acercaban a los que estaban en los otros grupos, conectando sus manos hasta que el escenario comenzó a parecerse como a una red gigante de SERES interconectados. Cuando llegaban al otro, comenzaban a liberarse de las cuerdas del miedo, gravitándose hacia los demás…

A los Directores no les gustó esto PARA NADA. Sus gritos fuera del escenario no recibían la misma atención de siempre de los Jugadores. Ellos sabían que para ellos permanecer en el control, tenían que intensificar su juego. Así que subieron al escenario, pero lo hicieron en el encubrimiento. Ellos asumieron los personajes de SERES de la historia, de leyendas religiosas y de tradiciones. Los Directores entraron en el centro del escenario y abrieron camino a través de los grupos, arrojando glamoures y encantos sobre los líderes, convenciendo a los Jugadores de que ellos estaban allí para salvarlos… que sólo ellos, los Directores en el disfraz de los SERES “Divinos”, tenían las respuestas a todas sus preguntas y que sólo a través de ellos, los jugadores podrían alcanzar su meta final.

Funcionó por un corto tiempo. Los Jugadores contemplaban llenos de regocijo a estos SERES “Divinos” y les rendían homenaje, respecto a ellos con esperanza y temor… y a los Directores les ENCANTABA ESO. Les gustaba tanto que nunca querían que se terminara. ¿A quién le importa el Gran Experimento?!  ¿A quién le importa el final del Juego?!  ¿A quién le importa las Reglas e Instrucciones que todos los Jugadores decidieron y acordaron juntos?!  Ahh sí!  Ellos pensaron que podían mantener El Juego para siempre…

Pero… se olvidaron de otra cosa que era de vital importancia.

El Final del Juego.

El acto final del Gran Experimento era en un momento exacto, en un momento predeterminado en el tiempo que era inmutable, inamovible, inalterable… incluso por ellos. Los Directores pueden haber estado haciendo el papel de los “Divinos”, pero en realidad ellos eran jugadores como todos los demás en el escenario. Sí, no se les vendaron los ojos, Si, ellos conocían las Reglas e Instrucciones del Juego, Sí, ellos se acordaban… pero ellos no eran más que Jugadores como todos los demás en el Gran Experimento – IGUALES A TODOS.

Los Directores presentaban todo tipo de premios frente a los Jugadores en un esfuerzo para mantenerlos creyendo que eran “Divinos”. Dinero, Dinero, Dinero… Libertad…

“¿Libertad?” ¡Espera un minuto! Los Jugadores comenzaron otra vez a escuchar la Música, comenzaron a interactuar unos con otros, cuestionando, preguntando, escuchando… “¿Libertad?” ¿Pero……?

Los Directores intentaron todo lo que tenían en su bolsa de trucos, sin embargo, mientras más trataban de convencer a los Jugadores para que los adoraran, más los Jugadores despertaban.

Ahh, pero los Directores sabían por qué. Ellos sabían lo que estaba pasando. Intentaron detenerlo convencidos de que podían mantener a los Jugadores bailando a su son para siempre, pero en el fondo de sus corazones, ellos sabían la Verdad:

El Gran Experimento se había acabado. El Juego había terminado.

La única cosa que los Directores olvidaron es que la Fuente también estaba involucrada en El Juego. La única cosa que no sabían era que entre los jugadores había Guardianes cuyo trabajo consistía en supervisar el final del Experimento.

Los Directores gritaron más fuerte. Les dieron órdenes a los líderes de los grupos, órdenes que se vinieron abajo antes de ser ejecutadas. Ellos corrieron de grupo en grupo, haciendo cualquier cosa para mantener a los otros Jugadores de escuchar la Música. Ellos alteraron el guión, ellos trataron de gritar más fuerte que la Música… pero no funcionó.

Los Guardianes empezaron a despertar de su sueño de vigilia. Ellos miraban a los Directores que pretendían ser los “Divinos”, y decían: ‘¡Usted NO es “Divino”! Porque si usted es “Divino”, los demás tendrían que ser “No-Divinos”. USTEDES son Jugadores al igual que NOSOTROS somos Jugadores – TODOS SOMOS IGUALES!’  Los Guardianes se acercaron entre unos y otros, agarrando las manos juntas, conectando de grupo en grupo por todo el escenario Universal en una red gigante de Luz. La Luz se hizo cada vez más y más brillante hasta que incluso aquellos, todavía bajo el glamour de los Directores, podían ver a través de sus vendas.

Mientras los Jugadores despertaban, se quitaban las vendas de los ojos y comenzaban a recordar quiénes eran.

TODOS SOMOS IGUALES

Como es arriba, es abajo.
Como es abajo, es arriba.

IGUALES

… El último capítulo de esta historia se está escribiendo en este momento y Tú eres parte de él.

Es hora de que te quites la venda de los ojos. El Juego ha terminado. El Experimento está hecho.

Respira hondo, mira a tu alrededor y recuerda quién eres y por qué estás aquí.

Recuerda que todos somos IGUALES.

Es hora de decirles a los auto-nombrados Directores que hemos terminado con sus trampas y engaños. Ellos NO son Divinos. Son lo mismo que nosotros: Jugadores en El Juego, y El Juego ha terminado.

… ¿Escribimos juntos este último capítulo?

———
Source: http://removingtheshackles.blogspot.ca/2013/02/do-you-remember.html
Traducido por: María Mayfield
Artículo en español: https://infoayuda2012.wordpress.com/2013/02/24/recuerdas

Volver Atrás